lunes, 10 de junio de 2019

Poesía mística 3

Tercera y última parte del estudio sobre poesía mística.
El poeta que invoca a lo sagrado bajo sus nombres simbólicos, expresándose a sí mismo y a su mundo, entra en una relación especial y excepcional. Por eso el carácter relacional del poema debe tenerse en cuenta en su lenguaje y forma. En realidad es lo propiamente decisivo. En el poema se trata siempre de abrirse a sí mismo –y juntamente con todas las cosas- hacia el interior de la Divinidad, de modo que esta interioridad divina aúna el todo del poema y marca su tono. Por ello, ni la cara antropológica de la poesía ni su vertiente mundana, inherente a la primera, tienen consistencia en sí y para sí, no se aducen por sí mismas. Más bien, todo aduce en tanto adquiere un carácter fluido entrando así en el torrente transitivo: ¡Desde mi mismidad hacia Ti, oh Dios!


No hay comentarios:

Publicar un comentario