domingo, 2 de junio de 2019

Diez cosas que ya no me gustan

Están de moda las listas. Las hay para todos los gustos y sobre todos los temas. Yo he elaborado una muy personal sobre cosas que ya no me gustan. 

1. Ver películas actuales. Amé el cine en el pasado. Durante mi juventud podía ver dos o tres estrenos a la semana. Lo veía casi todo; pero el buen cine escasea tanto en la actualidad que prácticamente ya no veo nada, salvo alguna película que me llegue muy recomendada.

2. Leer novelas. Otro tanto puedo decir del género novelístico. En mi época de estudiante ´caían` dos novelas a la semana. Ahora como mucho leo tres o cuatro al año, y por compromiso.  La novela  en castellano ha dejado de interesarme. Los personajes no aportan nada, se limitan a repetir situaciones descritas un millón de veces y reflejan los tópicos habituales.

3. Comer pan. Salvo excepciones, el pan que se elabora  es de calidad pésima. Solo como el artesanal que me preparan de vez en cuando.
  
4. Acampar. Antes iba con mucha frecuencia de acampar. Me encantaba montar la tienda de campaña, dormir en un saco, contemplar las estrellas. Me he hecho perezoso. Prefiero ver las estrellas sin tener que dormir en el campo. En el desierto del Sahara es diferente. Allí se utilizan jaimas y no se puede decir que sea acampar tal como se entiende en occidente. Además, cada vez hay más gente pululando por el campo, con ruidos, voces, coches, motos,...

5. Las chucherías. ¿A quién no le gustan unas ´gominolas`, unos ´ositos`, un regaliz,...? A mí ahora me dan asco y es meter en el cuerpo azúcar inútil que puede producir diabetes, caries, etc.

6. Escuchar música. Cada vez me gusta menos la actual. La clásica me llama lo justo, Bach sí. Ópera también. Cantantes pop ni fu ni fa, tal vez me quedo con algo de flamenco y poco más... Prefiero el silencio. Para mí es la auténtica música.

7. Periódicos. En el pasado podía leer dos periódicos diarios, los fines de semana tres o cuatro. Ahora ninguno. La prensa de papel me parece vomitiva. Me alimento de unas cuantas publicaciones electrónicas y de blogs de acreditada solvencia.

8. Veladas con los amigos. Apenas las tengo. Prefiero la oración silenciosa en la soledad de la noche.

9. Deporte. ¡Qué pereza! Nunca he sido deportista. Practiqué el montañismo y cuando puedo hago alguna excursión. No sigo el fútbol ni los grandes deportes de masas. Me parecen un mal ejemplo para niños y jóvenes, especialmente el fútbol. Mera corrupción.

10. Viajar. Antes me encantaba y creo que he viajado bastante, no como turista sino como simple viajero, sin propósito de "descansar unos días o ver algo concreto". Después he tenido que hacerlo por obligación y esto me ha hecho casi odiar los desplazamientos. Los viajes se han masificado con el aumento del turismo. Ahora viajo para hacer algo concreto o me quedo en casa, en ese "viaje interior" para el que no es necesario hacer maleta.

Podría citar muchas más cosas que ya no me gustan; pero aquí lo dejo por ahora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario