jueves, 6 de junio de 2019

Cooperación y bienestar social


Familia, amigos, colegas y seguidores saben que, desde hace unos meses, estoy realizando cambios en mi actividad cotidiana, ya lo he dicho también públicamente en este blog y en el programa "La noche de los gatos". Así que no voy a repetirme.
Durante casi dos décadas colaboré de manera altruista con algunas asociaciones, entre ellas la Cruz Roja Española, involucrándome mucho en distintos proyectos. He aprendido y también he sufrido. Esto me da pie o decir algunas cosas sobre el mundo de la cooperación al desarrollo.
La verdad es que el ámbito de la cooperación ya no es lo que era. Existen numerosas exigencias, protocolos y normativas. Por otra parte en los países en vías de desarrollo se ve al cooperante como un “monedero con patas” al que casi siempre se le puede sacar dinero o papeles, o favores en ocasiones alejados de la propia ayuda humanitaria. Los mafiosos locales y las redes de intereses se han desarrollado de forma exponencial. Es muy difícil llevar a cabo un proyecto sin pagar peaje. 
Por supuesto, siempre hay gente con la que se puede trabajar. Hombres y mujeres comprometidos que desean crear oportunidades en su entorno socio laboral. He conocido personas con un perfil proactivo, orientados de verdad a la cooperación, al intercambio de ideas, procesos, sistemas de trabajo, etc. Pero los tiempos están alumbrando nuevos modelos socieconómicos y esto de la cooperación se ha convertido en un sistema sofisticado donde numerosas ongs funcionan como empresas, por no hablar de negocios paralelos, fraude y corrupción. Cuando alguien está al margen de tales prácticas, tarde o temprano es marginado. Al final acabas cansado y harto de enfrentar mil obstáculos que entorpecen a menudo cualquier actividad.
Ahora mi cooperación la ejerzo desde el ámbito intelectual, ejerciendo la promoción de actividades culturales y científicas desde la distancia. Una de ellas la función editorial. Creo que queda mucho por hacer en las esferas de la divulgación seria de ideas y realidades socioculturales. Trabajar en este sentido es una buena forma de contribuir al bienestar y la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario