Una nada transcendente


He hablado del amor, de la muerte, de la esperanza, de esta vida y de la "otra vida". He recorrido la geografía de los sentimientos hasta entrar en la certeza de lo ilusorio.
Coleccioné toda una cartografía para orientarme en el buen vivir. Y, de súbito, sin saber cómo, saltó la chispa que me hizo abandonar lo material para centrarme en la nada de mi ser. Llegué al fondo del corazón  y allí, por primera vez, encontré la realidad que da sentido a toda la creación.
Viajé sin moverme por el amplio e inabarcable paisaje de mi alma y sigo en el camino hacia la "fuente primordial". Es un viaje largo y confiado...


Comentarios

Entradas populares