Tiempo de poesía

Iglesia de San Pablo 


Estos días Valladolid debería ser un hervidero de turistas que llegan a la ciudad para ver las procesiones de Semana Santa. De momento la lluvia se ha asomado tímidamente ayer; pero las procesiones salieron. Hoy amanece lloviendo y la previsión según nos cuentan los del Instituto Nacional de Meteorología es que se mantendrá este tiempo hasta el sábado. 
Las calles están medio vacías, en las iglesias apenas se ve gente a primeras horas de la mañana. Supongo que a medida que avance el día -y si no llueve con intensidad- el personal se anime a salir. 
Yo aprovecho para corregir un poemario que había dejado reposar durante varios meses. Cuando era más joven quería publicar enseguida aquello que escribía. Y no podía hacerlo porque el procedimiento era más complicado: enviar el texto mecanografiado a las editoriales y esperar noticias favorables. En los últimos años los sistemas de edición bajo demanda, autopublicación, blogs, foros, etc., se han extendido. En poesía los jóvenes se decantan por publicar primero en redes sociales y más tarde los expertos en el negocio editorial los fichan para editar esas composiciones en papel. Son operaciones de marketing bien estudiadas.
Es algo curioso: ahora que tengo a mi disposición sistemas accesibles de edición y que yo mismo ejerzo como editor ocasional para otros autores, me da cierta pereza publicar mis textos. Escribo mucho y poco de lo mío ve la luz. Tal vez la razón de ello sea que huyo de este mundo saturado de información y publicaciones de todo tipo, donde casi resulta obligatorio publicar un libro. 
Por esta razón entiendo que la poesía debe editarse solo en papel, o preferiblemente en papel. A diferencia de la prosa, la poesía es lo más elevado de la literatura, es arte, y el arte debe saborearse con tranquilidad, ajeno a la moda de la inmediatez, las prisas y lo efímero. 
En fin, con estas consideraciones abordo las correcciones pertinentes sobre unos textos que escribí hace más de un año. Había pensado en titularlos "Apuntando a Dios", pues hablo de religiones, diálogo, compromiso... sin embargo, creo que acabaré por cambiar ese título que dedicaré a un texto en formato ensayo, ya casi concluido.


Comentarios

Entradas populares