No guardo el tiempo


Cuando me creía alguien tenía un tesoro enorme y nadie podía quitármelo: el tiempo. Era un verdadero experto reteniéndolo, acumulándolo.
¿Cómo se puede retener el tiempo? Es muy fácil: ejercita la memoria. A más memoria más tiempo guardarás y más te pesará. Porque el tiempo pesa. Cada día que pasa puede ser tiempo consumido o tiempo retenido. El tiempo consumido no pesa, desaparece. El tiempo retenido queda en suspenso, ahí, en el entramado neuronal de nuestro cerebro, al acecho, siempre dispuesto a volver… ¿Recuerdas…? Tiempo retenido.
¿Cómo avanzar con ese lastre? Llevas una mochila muy pesada.
Si quieres vivir una vida plena tendrás que olvidar el tiempo, dejar atrás el pasado, morir. El tiempo y todo lo que le rodea es exterior a nosotros y tu vida no depende de ellos sino de ti mismo. Así que si quieres caminar no lo acumules, no le prestes atención. Es ilusión, engaño.
Sé humilde, abandónate. Recuerda lo que dice Jesús en el Sermón de la montaña: “Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos”.

Comentarios

Entradas populares