martes, 9 de abril de 2019

Editar sin dinero


Sacar hoy día un sello editorial es tarea harto difícil. Si además no puede emplearse un solo euro en tal propósito, el reto puede tener tanta dificultad como intentar escalar el Everest con alpargatas; pero como yo no dispongo de botas de montaña último modelo -siguiendo el símil alpino-, pues he tirado para adelante con un nuevo proyecto, sin financiación, sin padrinos ni madrinas, con todo en contra, sabiendo que los tiburones editoriales se comen a los editores pequeños y que el mercado está harto saturado, que además abunda la auto publicación, que todo es un negocio bien orquestado donde resulta difícil hacerse un pequeño hueco,... y así y todo yo voy y me decido a poner en marcha la editorial que he dado en denominar "Ars Templis", enfocada a los ámbitos de la poética, el arte y el ensayo.
Y para demostrar que puedo hacerlo, pues edito el primer libro a un gran profesional, maestro, encuadernador artesanal, activista rural, educador ambiental y poeta. Me refiero a Antonio Ruiz Heredia, al que en tiempos ya edité dos libros, y que ahora me ha dado un tercero, este de poemas y título muy sugerente: "Poemas broncos de un pasado incierto".
El libro está ya maquetado y con las pruebas de imprenta encima de la mesa. Saldrá a la venta prácticamente ya.
La pregunta cae por sí sola: ¿y cómo has podido editar sin dinero un libro? Hoy es fácil. Abundan los servicios de impresión bajo demanda desde un solo ejemplar. El truco está en ser bueno en lo que se edita, elegir buenos contenidos y, sobre todo, que los autores confíen en uno. Lo demás va saliendo, sin ánimo tampoco de enriquecerse, que si llega algo será bien recibido; pero no, esto es altruista y los beneficios potenciales se quedan en eso, en ´potenciales`.
En fin, cuando el libro esté a la venta hablaré de él. Esta postal solo era para ir hablando de mi tarea editorial en precario pero de calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario