Debates políticos versus cefalea


Ayer tuve la valentía de ver por televisión el debate entre cuatro líderes políticos españoles. No voy a decir los nombres puesto que son de sobra conocidos y tampoco me merecen ninguna consideración como para hablar de ellos. Lo traigo a colación porque después de hora y pico de debate he pasado una noche fatal con pesadillas incluidas. Y esta mañana cefalea para rematar la faena. Total, yo que suelo estar ojo avizor respecto a polemistas profesionales, sucumbí a mi curiosidad -insana en esta ocasión- por ver qué se cocía en tal bodrio televisivo. Juro por el capitán araña que nunca más volveré a ver nada semejante.
Y hoy, pobre de mí, además del consiguiente paracetamol, me he tenido que relajar con los cantos balsámicos de los monjes trapenses. Ya se sabe, la música gregoriana eleva el alma y nos recuerda la finitud de nuestras vidas, consideración muy importante para sobrevivir al vendaval político que venimos sufriendo los españoles.


Comentarios

Entradas populares