lunes, 28 de enero de 2019

Subiendo dunas


El desierto tiene sus cosas, como cualquier otro espacio geográfico. En el Sahara podemos encontrarnos dunas de distintos tamaños, desde unos pocos metros hasta varias decenas. Las más altas son difíciles de subir en las horas centrales del día puesto que uno se hunde en la arena al pisar, teniendo que emplear un esfuerzo considerable...
Yo las subo dando grandes zancadas, descalzo, resbalo y vuelvo a subir. Cuando llego a su cresta me relajo contemplando el panorama y, en ocasiones, escucho el canto que producen, casi imperceptible...

No hay comentarios:

Publicar un comentario