sábado, 20 de abril de 2019

Tiempo de museos


Estas semanas de estancia obligada en Valladolid estoy aprovechando para visitar algunos museos en los que siempre aprendo algo y me traen buenos recuerdos.
Mi propósito es visitar los siguientes:
- Museo Nacional de Escultura.
- Museo de Arte Contemporáneo Español.
- Museo de la Ciencia.
- Museo Oriental.
Hasta el momento, y aprovechando los días festivos de la Semana Santa, he visitado los dos primeros. Francamente estas visitas me saben a poco y tendré que repetirlas antes de irme. Además la entrada era gratuita.
Del Museo Nacional de Escultura me interesa todo, o casi. Además recorrer sus salas provoca en mí recuerdos de cuando estudiaba el bachillerato, pues el profesor de historia nos llevaba al museo para darnos clases "in situ" sobre periodos históricos del arte, maestros, figuras, etc. Imposible suspender la asignatura.
El Museo de Arte Contemporáneo tiene algo impactante: el edificio, restaurado y ampliado, un conjunto arquitectónico impresionante, pero las exposiciones y la colección permanente ya son otra cuestión y se podría hacer una crítica extensa sobre las mismas; pero como no soy crítico me reservo la opinión. Eso sí, si tuviera que elegir una exposición de las que ahora están abierta al público, me quedaría con la de Jesús Capa, titulada "Una jaula salió en busca de un pájaro (Franz Kafka). Es una de las propuestas más interesante que he visto en los últimos años.
Me falta por visitar el Museo de la Ciencia y el Museo Oriental. Espero poder hacerlo el próximo fin de semana.

viernes, 19 de abril de 2019

Procesión general de la Sagrada Pasión del Redentor en Valladolid


Tal como dije que haría, he visto la Procesión General de la Sagrada Pasión del Redentor (Valladolid), la única de las procesiones que me interesaba ver. Las razones ya las apunté en un comentario anterior. Bueno, en realidad he visto la mitad, pues el frío pudo conmigo y me fui muy a mi pesar. Esta procesión es única en España ya que recoge toda la pasión de Jesucristo, en 33 pasos de gran belleza y valor artístico portados por veinte cofradías. Un verdadero lujo desfilando por las calles de la ciudad, digno de admirarse con independencia de creencias religiosas.

Mi familia del Sahara


Pocos conocidos míos saben que parte de mi familia viven en el desierto del Sahara. Allí viví y tuve la ocasión de empaparme de la cultura beduina. Basándome en esas experiencias publiqué en su día tres libros: "El beduino de la montaña de ámbar", "El viejo del bastón colorado" y "La bahía de las sombras errantes", textos escritos en prosa poética. Lo que era una trilogía se convertirá pronto en una ´tetralogía`, pues estoy preparando otro libro que tendrá como escenario esas tierras mágicas.
Otro aspecto que cultivé en su momento fue el diálogo entre culturas y diálogo interreligioso. Estoy convencido de la bondad del diálogo, con independencia de credos religiosos y políticos. Dialogar y convivir es el único camino posible para alcanzar una paz definitiva. En esto soy maestro: tengo familiares cristianos y musulmanes, y algunos no practican religión alguna. Yo procuro actuar como catalizador.
El Sahara es un territorio difícil de calificar. Desde un punto de vista ecológico es hostil para la vida humana, lo que no ha impedido que hayan prosperado a lo largo de los siglos diferentes tribus y culturas.
Desde una perspectiva socio política existe una situación enquistada desde hace más de cuatro décadas. Espero y confío que la solución llegue pronto y sea satisfactoria para todas las partes implicadas.
Ahora, desde la lejana Castilla, añoro las llanuras inmensas salpicadas de dunas, montañas, arena, roca, oasis, mar y tierra. El Sahara es inmenso y mi amor por él también.

jueves, 18 de abril de 2019

Tiempo de poesía

Iglesia de San Pablo 


Estos días Valladolid debería ser un hervidero de turistas que llegan a la ciudad para ver las procesiones de Semana Santa. De momento la lluvia se ha asomado tímidamente ayer; pero las procesiones salieron. Hoy amanece lloviendo y la previsión según nos cuentan los del Instituto Nacional de Meteorología es que se mantendrá este tiempo hasta el sábado. 
Las calles están medio vacías, en las iglesias apenas se ve gente a primeras horas de la mañana. Supongo que a medida que avance el día -y si no llueve con intensidad- el personal se anime a salir. 
Yo aprovecho para corregir un poemario que había dejado reposar durante varios meses. Cuando era más joven quería publicar enseguida aquello que escribía. Y no podía hacerlo porque el procedimiento era más complicado: enviar el texto mecanografiado a las editoriales y esperar noticias favorables. En los últimos años los sistemas de edición bajo demanda, autopublicación, blogs, foros, etc., se han extendido. En poesía los jóvenes se decantan por publicar primero en redes sociales y más tarde los expertos en el negocio editorial los fichan para editar esas composiciones en papel. Son operaciones de marketing bien estudiadas.
Es algo curioso: ahora que tengo a mi disposición sistemas accesibles de edición y que yo mismo ejerzo como editor ocasional para otros autores, me da cierta pereza publicar mis textos. Escribo mucho y poco de lo mío ve la luz. Tal vez la razón de ello sea que huyo de este mundo saturado de información y publicaciones de todo tipo, donde casi resulta obligatorio publicar un libro. 
Por esta razón entiendo que la poesía debe editarse solo en papel, o preferiblemente en papel. A diferencia de la prosa, la poesía es lo más elevado de la literatura, es arte, y el arte debe saborearse con tranquilidad, ajeno a la moda de la inmediatez, las prisas y lo efímero. 
En fin, con estas consideraciones abordo las correcciones pertinentes sobre unos textos que escribí hace más de un año. Había pensado en titularlos "Apuntando a Dios", pues hablo de religiones, diálogo, compromiso... sin embargo, creo que acabaré por cambiar ese título que dedicaré a un texto en formato ensayo, ya casi concluido.


miércoles, 17 de abril de 2019

Tarde gris en Valladolid


En vísperas de días festivos me doy un paseo por la ciudad. Es una tarde con temperatura muy adecuada pero lloviznando, lo cual no me impide hacer algunas fotografías, como esta en la que se puede apreciar la parte superior de la catedral.

Ciencia y poesía



Me resulta interesante comprobar cómo numerosos científicos se introducen al cabo de una vida de investigación en el océano de la poesía. No me cabe la menor duda de que ambas actividades, la científica y la poética, comparten elementos comunes como el desarrollo de la creatividad y la intuición. Científicos de renombre han escrito poemas y libros de poesía, muchas veces relacionados directamente con el objeto de su investigación científica. En otras ocasiones sin tener nada que ver con su trabajo habitual.
En cualquier caso la poesía tiene el atractivo de la creación y la inmediatez. Expresa, a veces con muy pocas palabras, cuestiones de gran complejidad.

Semana Santa en Valladolid


Este año ha coincidido mi estadía en Valladolid con la Semana Santa. Y claro, en estas fechas vivir en la ciudad e ignorar las procesiones es tarea casi imposible. Si no las ves, oyes sus bandas de trompetas y tambores, sufres las muchedumbres que asisten al espectáculo y las calles cortadas al tráfico. Es una semana solamente; pero a veces parece que nunca va a terminar. Para rematar la situación, mi familia vive en el barrio con una de las cofradías más numerosa de la ciudad: el barrio de san Andrés en cuya parroquia tomé la primera comunión y me confirmaron, tiempos aquellos en los que no se pensaba tanto en el turismo como ahora. A propósito de este tema, el turístico, leo en la prensa local entrevistas a hermanos mayores y responsables de las cofradías. Y la conclusión que obtengo es que se piensa más en potenciar actos procesionales orientados al turismo que a la espiritualidad. Así, alguno dice que se harán propuestas para que el sábado -día con menos procesiones- se organice algo más con la finalidad de que los turistas no se vayan y esperen hasta el domingo de resurrección, último día procesional.
En fin, estos argumentos echan por tierra cualquier reivindicación de tipo religioso que realizan los mismos entrevistados. Vamos, que lo importante es el turismo y el negocio que genera.
Francamente me traen sin cuidado las manifestaciones populares de religiosidad en la llamada Semana Santa y en cualquier otra fecha. Creo que la espiritualidad va por otros caminos. Que ahora ´bailan` algunos pasos a la salida de las iglesias y en algunos momentos del recorrido, allá ellos, que se deciden a cantar saetas o a introducir otros elementos de la semana santa sevillana, allá ellos. Está claro que hagan lo que hagan, todo va encaminado al espectáculo...
Mientras tanto, me topo con la procesión y no me queda más remedio que esperar. Por lo menos se puede admirar la talla que sacan en procesión ("Cristo camino del calvario", realizada por González Jurado y Saavedra García)  y la música tocada por la banda pues tampoco está mal. ¡Tempus fugit!

martes, 16 de abril de 2019

Orines de perro, aromas urbanos


En los últimos años se han multiplicado el número de mascotas en las ciudades. Me interesa hablar del perro como mascota puesto que sus huellas no pasan desapercibidas para el resto de los ciudadanos.
Para no andarme con rodeos diré que no me gusta tener mascotas en mi casa. Por una sencilla razón: ensucian y tendría que emplear tiempo y dinero. Prefiero dedicar esos recursos a la contemplación perdiéndome por Las Batuecas (Salamanca), por ejemplo, donde estoy en buena compañía de la fauna silvestre. No digo que no me gusten los animales. He sido siempre defensor de la vida salvaje, desde niño. La culpa de esta inclinación fue de Félix Rodríguez de la Fuente y sus programas divulgativos en la televisión española. Siempre he estado vinculado a la defensa de la fauna, la flora, los hábitats naturales. Y no en vano pertenezco a la Sociedad Internacional de Economía Ecológica.
Pero para mí el tema de las mascotas es asunto diferente. Si tuviera una casa en el campo, con césped y terreno suficiente, seguramente acogería uno o varios perros, gatos, etcétera; sin embargo, no es así.  Entiendo que mucha gente adore tener mascotas en el piso y lo respeto. Simplemente lo único que pido es que ejerzan su derecho con responsabilidad.
En muchos vecindarios hay verdaderas disputas por los ladridos de los perros durante las noches. No digo que sea cada día, que no lo es, aunque sí frecuente. Tuve un vecino cuyo perro, de raza caniche, se pasaba las noches ladrando. No hubo forma de convencer al dueño para que hiciera algo, educara al animal (lo que resulta obligatorio para una convivencia sana y pacífica) y le corrigiera el hábito de ladrar. Imposible. Finalmente la comunidad de vecinos lo denunció.
¡Qué decir de algunos dueños de perros que los pasean por las calles y no recogen los excrementos! Lo veo con frecuencia. No son todos, por fortuna. Muchos propietarios saben educar a sus mascotas o los llevan a centros específicos para tales menesteres.
Se podría hacer en mi barrio un censo de excrementos caninos. Y capítulo aparte merece el tema de la orina. Los perros, de suyo, marcan territorio, identifican olores y se comportan en función de estímulos olorosos, entre otros. Orinan aquí y allá y si se les permite no tienen inconveniente en dejar su huella en portales, aceras, esquinas, paredes, árboles,... ellos no saben; pero sus dueños sí.

Un poema de Jorge Luis Borges

"Arte poética". Montaje en vídeo sobre un poema de Jorge Luis Borges, realizado por Neels Castillon:



Mirar el río hecho de tiempo y agua 
y recordar que el tiempo es otro río, 
saber que nos perdemos como el río 
y que los rostros pasan como el agua. 

Sentir que la vigilia es otro sueño 
que sueña no soñar y que la muerte 
que teme nuestra carne es esa muerte 
de cada noche, que se llama sueño. 

Ver en el día o en el año un símbolo 
de los días del hombre y de sus años, 
convertir el ultraje de los años 
en una música, un rumor y un símbolo, 

ver en la muerte el sueño, en el ocaso 
un triste oro, tal es la poesía 
que es inmortal y pobre. La poesía 
vuelve como la aurora y el ocaso. 

A veces en las tardes una cara 
nos mira desde el fondo de un espejo; 
el arte debe ser como ese espejo 
que nos revela nuestra propia cara. 

Cuentan que Ulises, harto de prodigios, 
lloró de amor al divisar su Itaca 
verde y humilde. El arte es esa Itaca 
de verde eternidad, no de prodigios. 

También es como el río interminable 
que pasa y queda y es cristal de un mismo 
Heráclito inconstante, que es el mismo 
y es otro, como el río interminable.

Audio sobre el libro poemas broncos de un pasado incierto

Comparto el audio en el que comento el libro titulado "Poemas broncos de un pasado incierto", de Antonio Ruiz Heredia y editado por "Ars Templis".

lunes, 15 de abril de 2019

El primo con síndrome de Peter Pan


Uno de mis amigos de siempre me refiere el caso de un primo suyo, de la misma edad, soltero pero con "novia de toda la vida", que sigue viviendo en la casa de los padres (ya fallecidos), en compañía de una hermana. La queja de mi amigo se entiende: -es que mi primo no sale de casa, se pasa el día frente a la pantalla del ordenador, apenas se relaciona, queda con su novia todas las tardes un rato y vuelta a casa. Vive del dinero que gana la hermana y lo que suponemos que le da su novia, mujer que nunca nos ha presentado, la conocemos de lejos... estamos preocupados. ¿Tú qué opinas?
Mi opinión se la hago saber al instante: tu primo tiene un problema psicológico serio, probablemente relacionado con eso que llaman "Síndrome de Peter Pan". Quizá se trate de un trastorno de la personalidad y necesitaría acudir al psicólogo o al psiquiatra, o a ambos. Y si la mujer que dice ser su novia permanece a su lado después de tantos años, sin haberse casado, ni convivir con él, solamente paseo y vuelta a casa, probablemente  sufra un problema similar... una relación de pareja es una relación de compromiso entre ellos y ante la sociedad. Si no hay compromiso, no hay relación, salvo la sexual, y tampoco parece el caso.

domingo, 14 de abril de 2019

Hablar con diminutivos


Cada vez que vengo a Valladolid me llevo alguna sorpresa. En esta ocasión han sido dos: las calles están llenas de orina de perro y huele que apesta cuando aprieta el sol, y se habla más con diminutivos.
Lo de los perros entra dentro del capítulo de la higiene pública. Le dedicaré una postal en otra ocasión.
Ahora me centro en los diminutivos. Resulta que por la calle oigo decir a una señora que se dirige a su marido si "mañana le apetece comer unas ´lentejitas`o un ´cocidito`". La pareja en cuestión es de mediana edad. No le doy mayor importancia. Otro día el comentario es en una cadena de radio local: ¿te gustaban más las ´cancioncitas` de Los Pecos o las de Julio Iglesias? -le pregunta el locutor de voz varonil a un famoso local?
Me resulta preocupante.

viernes, 12 de abril de 2019

Castilla y León es un páramo


La despoblación en Castilla y León es un hecho, especialmente en el ámbito rural. Los políticos, acostumbrados a prometer acciones que no suelen llevar a cabo, se estrellan una vez más contra la realidad. Claro está, les importa poco puesto que los votos obtenidos en tal o cual pueblo no son significativos y ya se sabe que el político busca la cantidad. 
Lo cierto es que cada vez somos menos, a pesar de tener más inmigrantes entre nosotros. Gracias a ellos el descenso no es más acusado. 
La verdad es que se pueden argumentar mil cosas para justificar esta disminución de habitantes. Todas ellas serán ciertas; pero yo creo que la más importante es el egoísmo en el que nos hemos instalado. Las parejas tienen pocos hijos, no hay recambio generacional. Nos gusta la comodidad, el vivir bien, pocos sacrificios, etcétera. Si tienes un hijo se acabó la tranquilidad. Si tienes dos o más te cambian por completo la vida.
Creo que fui de la última generación española que tenía todavía más de dos hijos. En mi caso tuvimos tres. Algo de experiencia adquirí en eso de la paternidad. En aquellos años (décadas de 1980 y 1990), había ya una auténtica presión social para traer pocos hijos al mundo. A nosotros nos criticaban en el trabajo, en la calle, ¡los amigos! Paseábamos por la calle con los tres, pequeños, y la gente se nos quedaba mirando como diciendo: -¡estos están locos! Y así...
Me daba cuenta que España se estaba enfrentando ya a un problema muy serio. Ahora es peor. Cada año que pasa se agrava la situación. Más aún en las regiones del interior con poco tejido económico. Se sabe que Castilla y León vive en gran medida gracias al número desorbitado de funcionarios. Las administraciones públicas son el motor de la sociedad castellano leonesa. Mal asunto, pues la función pública no crea riqueza, más bien la consume.
¿Soluciones para la despoblación? La que emprendió la Unión Europa hace algunos años abriendo fronteras a la inmigración. No es una solución pues los inmigrantes vienen para mejorar sus condiciones de vida, no para repoblar pueblos, no son colonos. 
Existen otras soluciones más interesantes. Pasan por potenciar de verdad las áreas rurales, crear buenas redes de Internet, favorecer el autoempleo y el teletrabajo, crear infraestructuras básicas en salud y educación, favorecer la maternidad y paternidad... en fin, existen soluciones; pero por lo que vengo comprobando, no existe el interés real por parte de los que toman decisiones, esos políticos ahora en campaña intentando vendernos las supuestas bondades de sus programas. ¡Alea jacta est!

No soy perfecto... pero soy dichoso


En la civilización occidental se busca la perfección, se potencia, se estima, se valora. No así en otras culturas orientales y africanas. La perfección solo se identifica con la naturaleza, con Dios, con lo inefable... son modos de afrontar la vida que tienen consecuencias muy diferentes.
A nosotros nos educan desde pequeños para el esfuerzo y el rendimiento al máximo. A mí me machacaron desde pequeño, como a todos mis compañeros. Nos exprimían en el colegio y en casa, más tarde en el instituto y en la universidad. Las exigencias eran enormes, ahora puedo calificarlas como ´inhumanas`. Nuestra sociedad lo exigía, lo sigue exigiendo. Y el resultado en muchas ocasiones es espantoso. Me refiero a la persona, no así a la colectividad que, gracias a esta hiper voluntad perfeccionista está alcanzando altas cotas de desarrollo tecnológico. Pero la persona, el ser humano, esto es harina de otro costal. Muchos quedan tirados por el camino, incapaces de mantener el esfuerzo, llegando incluso al suicidio, como sucede en Japón, donde se premia el esfuerzo constante, la exigencia máxima,... una sociedad -la japonesa- que se ha tornado enfermiza, con graves carencias afectivas.

jueves, 11 de abril de 2019

Valladolid contra la contaminación atmosférica


En esta estancia en Valladolid, más larga de lo habitual debido a asuntos familiares, he podido constatar la peor calidad del aire que se respira en la ciudad, a pesar del frente frío que ha servido para dejar algo de agua y limpiar la ciudad de malos humos estos últimos días. Y, por lo que me cuentan, durante el invierno se han vivido episodios de alta contaminación con prohibición de circulación de coches en algunas áreas urbanas. Por desgracia esto es lo habitual en cada vez más número de ciudades.
Nuestra salud está relacionada con la calidad del aire que respiramos, de ahí que sea urgente establecer medidas para frenar y reducir la polución.
Parece ser que la ciudad del Pisuerga está haciendo los deberes, a juzgar por la concesión del accésit que ha ganado en el "I Premio X Aire Limpio", según el jurado, concedido por "la valiente aplicación de medidas urgentes para reducir el impacto de la salud de PM10 y PM2,5 y de los episodios de ozono", recomendando que se pongan en marcha medidas estructurales a largo plazo y no solo en momentos puntuales.
Bueno, algo es algo. La solución vendría por limitar el tráfico en los centros urbanos, apostar por el transporte público y por los vehículos eléctricos, entre otras medidas. Tal vez dentro de 25 años la contaminación atmosférica en las ciudades sea cosa del pasado.

miércoles, 10 de abril de 2019

Industria editorial y desarrollo social africano


Uno de los aspectos menos tratados en esto del desarrollo social está relacionada con la actividad editorial en la mayoría de países pobres. En África se edita muy poco, en el Magreb es mínima dicha actividad… la mayor parte de las veces son ediciones en lengua francesa. Poca novela y ensayo, casi nada. Se dice que no existe la costumbre de leer; pero yo creo que tiene que ver más bien con la falta de interés de las autoridades por potenciar la lectura.
La industria editorial es muy importante, y ahora con Internet se ha democratizado el acceso, con lo que editar un libro es tarea fácil y barata.
La verdad es que casi sin darme cuenta he editado unos 130 libros, de diferentes autores, y publicado unos cuantos escritos por mí.
Me inicié en el ámbito editorial en 1986 con la publicación de un libro titulado “La circulación cerebral arterial” a dos profesores de la universidad de Valladolid. Siempre constituyó una actividad secundaria en mi quehacer profesional; pero me ha permitido tener una visión amplia sobre esta industria vinculada a la cultura.
Ahora la tarea editorial está en plena transformación. Yo pienso en cómo se pueden implementar sistemas de gestión editorial independientes en los países del Magreb. Las preguntas que aparecen siempre son las mismas: pero si la gente apenas lee, ¿para qué iniciar esta actividad profesional? ¿No constituirá un fracaso y una pérdida de tiempo? Pienso que no, trabajar en cultura nunca es una pérdida de tiempo aunque nosotros no veamos los resultados. Por otra parte, con la tecnología actual, se puede editar a precios muy bajos, e incluso gratuitos si utilizamos la edición digital y distribuimos por Internet. Es una oportunidad para comunidades locales que pueden dinamizar mediante la edición alternativas y emprendimiento profesional, además de contribuir a la divulgación de su cultura en este mundo global con fronteras cada vez más diluidas.

Poemas broncos de un pasado incierto


"Poemas broncos de un pasado incierto", es el primer libro editado por "Ars Templis". Se trata de una obra poética de Antonio Ruiz Heredia, maestro, escritor, educador ambiental, activista rural,... toda una vida dedicada a la divulgación de la defensa de la naturaleza y el activismo ecologista. En este libro descubrimos un poeta comprometido, directo, de fina sensibilidad, presentándonos composiciones poéticas e ilustraciones que ha ido madurando a lo largo de veinte años, un tiempo largo y breve a la vez. 

Así, en "Ayer... en busca del tiempo perdido", poema que abre el libro, el poeta inicia los primeros versos con preguntas claras y precisas que constituyen y presentan el argumento central de esta obra:

¿Cómo recuperar ese tiempo,
esos días?
¿Cómo hacer para que ese flujo - sol renazca de nuevo?

La tertulia frena el tiempo


La semana avanza casi sin darnos cuenta. Pasan los días a una velocidad de vértigo. Cuando estamos en la edad infantil los días parecen eternizarse. Llegamos al colegio, al instituto, y el esfuerzo en el estudio convierten la semana en una carrera de obstáculos que la alargan. Los fines de semana ansiados no quieren llegar. En la universidad las cosas empiezan a cambiar. A pesar del estudio intenso, las clases exigentes, etc., lo cierto es que los años académicos van  más deprisa y, cuando te quieres dar cuenta, ya has acabado. Ahora se prolonga con ese invento de los masters y estudios de posgrado. Pero todo va más rápido. Llega la hora del trabajo, consolidar relaciones de pareja, etc., la rutina va marcando el día a día y con ella el tiempo se vuelve más corto. Es una percepción subjetiva, claro está. El tiempo siempre es el mismo.
Por estas razones aprovechar algunos momentos para hacer tertulia y compartir reflexiones, o chistes, o comentarios insustanciales, frenan en alguna medida el transcurrir cotidiano. Amistad sin más. Compartir. Disfrutar.

martes, 9 de abril de 2019

Pacientes oncológicos en el Hospital Clínico de Valladolid


Un familiar mío está atravesando una situación delicada desde hace poco más de tres meses cuando le diagnosticaron un cáncer muy agresivo. Han sido unas semanas difíciles y de mucha incertidumbre; pero hoy día el cáncer tiene posibilidades de curación, en algunos casos muy altas,  y cada vez hay terapias más personalizadas y eficaces. Después de tres semanas de tratamiento mixto radioterapia y quimioterapia, el tumor maligno se ha reducido considerablemente, no hay metástasis y las tres o cuatro semanas restantes para finalizar, aunque serán duras por los efectos secundarios y el malestar general, pueden garantizar la eliminación  del tumor y la curación. Por tanto, son buenas noticias y así lo reflejo.
Pero más allá de esta descripción yo quiero agradecer públicamente al personal de los servicios de oncología, radiología, medicina nuclear y quimioterapia del Hospital Clínico de Valladolid, el trato exquisito y cercano que está recibiendo nuestro familiar, así como dejar constancia del alto nivel profesional que están demostrando los distintos profesionales involucrados en el tratamiento. Aún es pronto para echar las campanas al vuelo; pero haber pasado el ecuador de la terapia en tan óptimas condiciones dada la gravedad inicial, es motivo de alegría y esperanza. Muchas gracias.

Editar sin dinero


Sacar hoy día un sello editorial es tarea harto difícil. Si además no puede emplearse un solo euro en tal propósito, el reto puede tener tanta dificultad como intentar escalar el Everest con alpargatas; pero como yo no dispongo de botas de montaña último modelo -siguiendo el símil alpino-, pues he tirado para adelante con un nuevo proyecto, sin financiación, sin padrinos ni madrinas, con todo en contra, sabiendo que los tiburones editoriales se comen a los editores pequeños y que el mercado está harto saturado, que además abunda la auto publicación, que todo es un negocio bien orquestado donde resulta difícil hacerse un pequeño hueco,... y así y todo yo voy y me decido a poner en marcha la editorial que he dado en denominar "Ars Templis", enfocada a los ámbitos de la poética, el arte y el ensayo.
Y para demostrar que puedo hacerlo, pues edito el primer libro a un gran profesional, maestro, encuadernador artesanal, activista rural, educador ambiental y poeta. Me refiero a Antonio Ruiz Heredia, al que en tiempos ya edité dos libros, y que ahora me ha dado un tercero, este de poemas y título muy sugerente: "Poemas broncos de un pasado incierto".
El libro está ya maquetado y con las pruebas de imprenta encima de la mesa. Saldrá a la venta prácticamente ya.
La pregunta cae por sí sola: ¿y cómo has podido editar sin dinero un libro? Hoy es fácil. Abundan los servicios de impresión bajo demanda desde un solo ejemplar. El truco está en ser bueno en lo que se edita, elegir buenos contenidos y, sobre todo, que los autores confíen en uno. Lo demás va saliendo, sin ánimo tampoco de enriquecerse, que si llega algo será bien recibido; pero no, esto es altruista y los beneficios potenciales se quedan en eso, en ´potenciales`.
En fin, cuando el libro esté a la venta hablaré de él. Esta postal solo era para ir hablando de mi tarea editorial en precario pero de calidad.

La bella Egle



No puede ser. Estoy tan tranquilo, centrado y concentrado en el presente y, de repente, aparece el recuerdo de la mujer de las serpientes, en Palanga, donde estuve hace bastantes años. El mito, el recuerdo que parecía desvanecido y no, está ahí, vivo, reptando, capaz de inquietarme, o más bien, articulando mi actividad onírica para que el sueño se haga luz. Entonces busco entre fotos y documentos de hace un montón de tiempo y encuentro la foto, las fotos donde se constata que quedé atrapado por Egle, la reina de las serpientes, en la fría Lituania, aquella república báltica que me fascinó, porque Lituania es nombre de mujer, nombre de nación bella, de hermosos lagos y bosques sombríos, de frío intenso y luz de un azul límpido en primavera, cuando las aves del sur acaban su migración para dar paso al ritual del apareamiento. La naturaleza que no cesa en su cambio…
Y yo allí, paseando por las calles de Vilnius, y después de Palanga, bajo la atenta mirada de Egle, la bella y misteriosa. Quedé atrapado… ahora lo sé, ahora soy consciente; pero no importa, tal vez escriba un largo poema, o mejor aún, una novela, una obra donde recoja estos recuerdos y vivencias…

lunes, 8 de abril de 2019

Tiempo de elecciones


Nos encontramos estas semanas en periodo electoral en España. En realidad, estamos así desde hace varios meses. Gobiernos nefastos y provisionales, despropósitos legislativos, incoherencia personal y profesional de los políticos, desaguisados, corrupción,... España es un crisol de mala praxis política; pero es mi país, no tengo otro. Por tanto, todo lo que se haga o diga me importa y me afecta; pero no hasta el punto de embarcarme en la búsqueda incesante de información sobre tal o cual opción política. Mi voto es siempre el mismo y no voy a cambiarlo. Por supuesto, no digo a quien voto porque no me interesa hacer proselitismo de ningún tipo. Que cada cual vote en conciencia y libertad lo que le parezca. En eso consiste la democracia.
Ahora estamos a las puertas de una campaña electoral que se prevé reñida, saldrán trapos sucios, limpio hay poco en política, y vendrán salvadores de la patria de uno u otro color... todos tienen la solución perfecta; sin embargo, hablar es una cosa y gobernar otra muy diferente. No voy a entrar en cuestiones filosóficas y morales sobre este tema.
El caso es que a mí me satura esto de la política, que sí, que es necesaria. Lo sé. Pero no me interesa su seguimiento más allá de desear el bien para mi país y para el mundo entero. No estoy en ese activismo. Por tanto, como todos los medios de comunicación y redes sociales se dedican al bombardeo de noticias verdaderas y falsas sobre la campaña, los candidatos, los partidos, los programas, las turbiedades y demás zarandajas de la cosa pública, yo renuncio a atender todo lo que divulgue tales asuntos y dedico el tiempo a escuchar la música que me gusta, a escribir más, a pasear, a leer y, sobre todo, a la oración y contemplación.

Exclusión social y salario social

Me preocupa el trato que nos dispensan a los ciudadanos las administraciones pública, a saber, en nuestro país ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas y administración central. Cuatro, con sus respectivos sistemas de funcionarios, intereses y corrupciones variopintas. En este episodio de "La noche de los gatos", hago un comentario sobre esta problemática.


No elegimos la familia


Alguien me dijo en cierta ocasión que no elegimos la familia en la que nacemos; pero sí los amigos. A mí, esto de la familia me trae de cabeza. Supongo que será bastante habitual en muchas personas. No digo que tengamos que huir de la familia, pero sí resulta conveniente a veces tomar ciertas distancias. Es la forma de mantener el encanto de los encuentros familiares. ¡Por favor, no en Navidad!, esas fiestas empalagosas donde por fuerza hay que estar felices y contentos. No. Pero sí encuentros informales, no previstos, suelen tejer relaciones más sólidas.
Huyo de la familia siempre que puedo, esta es mi realidad. ¿Me hace menos humano? ¿Estoy pecando en algo? ¿Soy tal vez demasiado desprendido e independiente? En una cosa estaría de acuerdo: mi independencia. Siempre he ido por libre y eso se paga. Pero tampoco me importa.
Así que de vez en cuando me dejo caer por la casa familiar, la de toda la vida, en la que mis padres y hermanos crecimos. Y sí, los primeros días suelen ser festivos, de reencuentro, visitas, compartir almuerzos y cenas, anécdotas, cotilleos sobre el vecindario, noticias locales, chascarrillos sobre tíos, tías, primos y primas, que si la tía fulana ha empeorado mucho, que si nuestro primo ha salido del armario,  que si al vecino del segundo le han pillado con un mozo bien puesto arrullados en las antiguas carboneras del edificio, y cosas por el estilo. Banalidades, en definitiva. Pasados esos días de compartir novedades, uno empieza a descubrir cosas que había olvidado, elementos de la convivencia que la tornan complicada. Si es que nos vamos haciendo mayores, aparecen las manías, se consolidan... y surgen las tiranteces, las tensiones por naderías, y así.

domingo, 7 de abril de 2019

Un clásico en Valladolid

Miguel Delibes (segundo por la derecha) y Fernando Altés (cruzado de brazos), durante la celebración del 125 aniversario del diario El Norte de Castilla.


Desayunar un domingo chocolate con churros y leer la prensa local . A ser posible en compañía de buenos amigos y, si te invitan, tanto mejor. Por cierto, en el diario "El Norte de Castilla" empecé a publicar mis primeros artículos a los 17 años, cuando lo dirigía Fernando Altés Bustelo y Miguel Delibes andaba también por los despachos. Mis artículos trataban sobre conservación de la naturaleza casi todos. El primero me lo publicaron un domingo. Fue una sorpresa pues lo había enviado tres semanas atrás y pensaba que no lo publicarían; sin embargo lo hicieron. Al día siguiente pasé por la redacción del periódico para dar las gracias al director. Me mandaron entrar en su despacho y allí estaba en alegre conversación con Delibes. No se me olvidará la respuesta de ellos: ¡te publicaremos todo lo que tenga calidad! Y así fue durante los años que Fernando permaneció como director. Después me publicaron algún artículo esporádico hasta que, por falta de tiempo, dejé de enviar colaboraciones.
Delibes vivía en el mismo barrio que nosotros, así que lo veía con frecuencia. Yo le tenía un respeto casi reverencial. Había leído todas sus obras, y para mí era un grande -lo sigue siendo- de la literatura española, merecedor del premio Nobel de Literatura... pero esa es otra historia.
Y hablando de Miguel Delibes y Fernando Altés Bustelo, recupero una fotografía de ambos, tomada en la celebración del 125 aniversario del diario El Norte de Castilla. ¡Qué tiempos aquellos! La foto se conserva en el archivo de la Fundación Miguel Delibes.
Mientras tanto, los churros y el chocolate, ya digo, reconfortan el cuerpo y animan el día.



El libro de las horas


Tengo en la casa de mi familia un libro que compré hace algunos años, así que cada vez que me dejo caer por Valladolid lo ojeo y releo algunos pasajes. Se trata de "El libro de las horas", de Thomas Merton, una de esas almas nobles y místicas que Dios ha puesto sobre la tierra. Merton fue monje trapense, poeta, activista social,... experto en religiones, especialmente en budismo y,  más específicamente, en budismo zen. Muchas de sus reflexiones están impregnadas de sabiduría zen. Por ello, ha sido acusado en ciertos ámbitos de la Iglesia Católica, generalmente los estamentos oficiales, de sincretismo religioso, o sea, que mezclaba doctrinas católicas con otras del budismo u otras tradiciones religiosas, como si el catolicismo no fuera una suerte de sincretismo bien asentado después de dos milenios alimentado de doctrinas ajenas al Evangelio y manteniendo intereses, prebendas y todo tipo de enredos...
Curiosamente a mí también me han sugerido lo mismo, yo que andaba libre como un águila en las altas cumbres de la indiferencia, vienen y me dicen que se "atisba en mi espiritualidad elementos confusos, sincretistas", por lo menos me reconocen la mayor, la espiritualidad, algo que es esencial, pues se puede ser religioso y no espiritual, apegado a los dogmas. Y también se puede ser espiritual y poco religioso. Creo que este es mi caso.
Volviendo a Merton, fue uno de los grandes, por eso no creo que lo eleven a los altares de la santidad oficial vaticana.

sábado, 6 de abril de 2019

De nuevo en la biblioteca


Desde muy joven frecuenté las bibliotecas públicas. Primero fueron las gestionadas por el ayuntamiento de mi ciudad, después las del instituto, más tarde pasaba largas horas estudiando en la biblioteca universitaria, y finalmente las que hay en algunos departamentos y centros de investigación, públicos y privados. Esto fue así durante muchos años; pero a finales del siglo XX Internet empezó a extenderse de forma imparable y los servicios bibliográficos "on line" comenzaron a asomarse a la red de redes. En la actualidad se pueden consultar numerosas obras digitalizadas, revistas científicas, documentos, libros, etc., sin salir de casa, simplemente con un ordenador y la correspondiente conexión. Cada vez existen más bibliotecas digitales, lo que facilita mucho la tarea para investigadores y usuarios en general, por lo que yo dejé de frecuentar esos espacios; sin embargo, en determinadas ocasiones no queda más remedio que acudir en persona a las bibliotecas de siempre para consultar tal o cual documento u obra que no está disponible en los servicios virtuales.
Así, he vuelto de nuevo a la biblioteca, en esta ocasión la de Castilla y León, con sede en Valladolid.
El edificio es imponente y las instalaciones son funcionales, modernas, equipadas con todos los elementos tecnológicos de nuestro tiempo. Además, el fondo bibliográfico es impresionante. La verdad es que he disfrutado con esta visita, después de tantos años, quién me iba a decir que volvería a pisar las salas de lectura y perderme por los casi interminables pasillos repletos de estanterías y miles de libros. Es una grata experiencia.

viernes, 5 de abril de 2019

La noche de los gatos


Después de unos meses trasteando con la realización de un podcast en la plataforma IVOOX, me decido a dar el salto siguiente; es decir, hacerlo de una forma algo más elaborada y en función de lo que he aprendido durante los 25 episodios que grabé hasta ahora. Así, serán programas cortos, entre 5 y 15 minutos de duración, comentando un tema concreto cada vez y centrado en los ámbitos del arte, la cultura, la poesía, los libros, la ecología y la espiritualidad, sin que esto signifique que no toque temas políticos, que los tocaré.
En la foto, tomada por mi hijo en el Huerto de Calixto y Melibea, de Salamanca, aprovechando un rayo fugaz de sol en una mañana fría,  aparezco muy ufano, sin más preocupación que contemplar el presente.
En fin, aquí va el audio de presentación, a partir de ahora en SPREAKER.

Reflexión sobre la Renta Garantizada de Ciudadanía


La dependencia de una administración pública suele acarrear un abanico de situaciones pintorescas que bordean a veces lo grotesco. Digo dependencia en aquellas situaciones de vivir gracias a la ayuda económica, llámese salario de inserción, renta activa, renta garantizada o como se conozca la susodicha caridad en cada comunidad autónoma. Aquí, en Castilla y León, es renta garantizada de ciudadanía. Se otorga -previa petición del interesado y evaluación por parte de los servicios sociales- a aquella persona o familia que no dispone de ningún tipo de ingreso, ni tan siquiera el subsidio por desempleo; o sea, que están, como decíamos antes, "con el culo al aire".
Estas ayudas quieren paliar en alguna medida la penuria económica. Claro está, no suelen paliar nada, pues su cuantía está en los cuatrocientos y pico euros en mi región; pero en otras es inferior. Se supone que con ese dinero tienes que vivir; es decir, comer, pagar un alquiler, facturas de agua y luz, etc. Bien se sabe que esto es imposible. Dicho de otra forma, los beneficiarios son en realidad perjudicados, pues es fácil entrar en una espiral de despropósitos y absurdos. Muchos ´complementan` la ayuda con chapuzas a domicilio (pagadas en ´negro`, por supuesto), o se dedican a la mendicidad más o menos encubierta... es que la persona que disfruta de estas ayudas no puede ejercerla, bajo amenaza de supresión de tal ayuda... todo está regulado, inspeccionado, vigilado, hasta la actividad en el peldaño más bajo de la pirámide social. Así, la persona excluida social es doblemente excluida, una por su propia situación de carencia sobrevenida vete a saber de qué manera, y la otra por unas leyes y reglamentos que pretenden coartar todo tipo de iniciativas. Y así seguimos.
Ahora en España el partido en el gobierno desea extender más estas ayudas sociales, ampliar las coberturas, etc. No son más que migajas, un canto de sirenas enfocado a las elecciones generales que se celebrarán a finales de este mes. En realidad, combatir la exclusión social requiere de medidas laborales concretas, flexibilidad para trabajar sin que te acribillen a impuestos desde el primer minuto, incluso sin haber obtenido ningún beneficio, menos mangoneo en las administraciones regionales y ayuntamientos, etcétera. Que se lo pregunten a los autónomos, obligados a pagar desde el mismo instante de darse de alta. Y así seguimos.
En algunos países se hacen experimentos en torno a rentas sociales, algo así como un salario de mínimos para todos los ciudadanos que garantice cierta dignidad a la gente. ¿Se puede hacer? Claro que sí. En España bastaría con combatir eficazmente el fraude fiscal, y todos esos miles de millones que hoy por hoy se esfuman, darían para el salario social y para otras muchas iniciativas.
Los críticos con estas medidas dicen que esos subsidios generan desidia y vagos. No lo veo así, pues todos queremos prosperar y vivir mejor, tener más recursos y medios. Conformarse con lo mínimo no resulta adecuado en el mundo actual, salvo para los que hacen del desprendimiento la única opción válida para vivir, como diría mi admirado Carlos de Foucauld, trabajar para comer, no para tener y acumular más y más.
Y así seguimos...

En Salamanca hace un frío que pela


El problema de Salamanca y de toda Castilla y León es la variación en las temperaturas durante una misma estación. Ahora acabamos de entrar en primavera, como quien dice; pero no lo parece hoy, con frío, lluvia, nieve por las sierras de Francia y Béjar. El Calvitero debe estar precioso. Me dicen que en Candelario está nevando, en este año casi sin nieve. Es lo que tiene esta región. Cuando pensábamos que el frío quedaba atrás, bueno, eso de ´frío` habría que matizarlo, de repente nos entra un frente polar y nos deja tiritando, ´tirititando`, como dice una amiga mía.
Yo me doy una vuelta por la ciudad, a temprana hora, como siempre, y la humedad penetra mi cuerpo. A pesar de ello me hago una foto frente a la fachada de la iglesia de san Esteban, y observo el deambular curioso de algunos turistas ligeros de ropa que seguramente no habían previsto este frío tardío. Aunque deberían saber que aquí, "hasta el 40 de mayo no te quites el sayo". Pues eso.

jueves, 4 de abril de 2019

Política migratoria europea


El papa Francisco lo ha dicho en su reciente visita a Marruecos, las ONGs lo denuncian constantemente y los que conocemos la realidad del Magreb lo vemos a diario: el problema migratorio está causado en buena parte por Europa; es decir, la política diseñada por la Unión Europea es injusta, ineficaz, tramposa y conlleva descargar dicha problemática sobre las autoridades de los países magrebíes, fundamentalmente Marruecos. Hay mucho de hipocresía en Europa. Por un lado se elaboran discursos buenistas que abogan por la acogida de inmigrantes, bajo el pretexto de necesitar mano de obra en un continente envejecido y cacareando a los cuatro vientos la protección de los derechos humanos, y por otro lado se ponen barreras físicas, administrativas, además del racismo existente entre la población europea.
Estamos de acuerdo con un postulado básico: los movimientos migratorios son consecuencia de la pobreza, la injusticia social en buena parte de los países africanos, la corrupción y otras lacras que amenazan a la población; pero dicho esto, toda la actividad emprendida por las diferentes administraciones y agencias europeas es, simplemente, basura.

miércoles, 3 de abril de 2019

Racismo en España, un caso cercano


El racismo en España adopta numerosas formas, algunas casi inimaginables, como es el caso que voy a referir a continuación. 
Un amigo mío ha enviado una pequeña cantidad de dinero por medio de los nuevos sistemas que solo requieren de un teléfono móvil. El procedimiento es muy sencillo. Se hace una transferencia a la persona beneficiaria y el banco le comunica por mensaje de texto el número y clave para poder retirar ese dinero en cualquier cajero automático acogido a dicho sistema. Pues bien, ese beneficiario, siendo de otro país y etnia sahariana, se presenta en una oficina bancaria de la ciudad donde reside con la orden de la transferencia recibida, y se dirige a una de las empleadas para que le ayude a realizar la operación en el cajero automático, puesto que no entiende bien los pasos a seguir. Esta persona le mira despectivamente y le dice que ese tipo de operaciones no se pueden hacer. Por fortuna, otro empleado de la misma entidad bancaria le atiende en ese momento y le facilita la operación sin ningún problema.
En fin, así estamos…

Escribir es beneficioso para la salud


Llevo escribiendo desde que tengo uso de razón. En el colegio ya escribía en cuadernos que utilizaba como diarios. Era una actividad complementaria con los apuntes de clase y los deberes, en aquellos años de mi infancia terriblemente agobiantes si los comparamos con los "no deberes" que llevan los escolares a casa. Así que siempre he estado enganchado a bolígrafo, lapicero y papel para plasmar mis ocurrencias y pensamientos. Ahora también utilizo el ordenador.
Siempre que he iniciado un proyecto de tipo literario, ya sea poemario, ensayo, novela o teatro, he experimentado una suerte de euforia que me proporcionaba un estado de felicidad difícil de describir. Claro, la situación se iba calmando a medida que avanzaba en la escritura hasta el momento de añadir el punto final a la obra, lo cual me hacía caer en la melancolía, cierto abandono y un estado de casi enfado.
Hablo en pasado porque desde hace un par de años escribo muy poco. He estado ocupado con textos de otras personas, y con investigación de campo, además de explorar otros formatos como el podcast y dirigir dos revistas. Esto ha sido así hasta ayer, día en el que después de una conversación de hora y media con un editor y amigo, embarcado ahora en un proyecto editorial relacionado con el África Occidental y el Magreb, acordamos que un servidor escribirá en seis meses un ensayo para entregárselo allá por octubre con la intención de publicarlo en ese mes o el siguiente.
Como no me gusta a hablar de lo que estoy escribiendo hasta haber acabado, me limitaré a decir que será un tema de interés especialmente para aquellas personas que deseen entender buena parte de la mentalidad árabe desde una perspectiva religiosa.
En cualquier caso, el compromiso con mi querido amigo me ha proporcionado otra vez ese hormigueo intelectual, el estímulo eufórico para lanzarme con fuerza y ganas a la nueva tarea.

martes, 2 de abril de 2019

Poemas broncos de un pasado incierto


Está a punto de salir el primer libro de "Ars Templis Ediciones", el sello editorial que acabo de poner en marcha. Se titula "Poemas broncos de un pasado incierto", del maestro y escritor Antonio Ruiz Heredia.
Este es el segundo libro de poemas de Antonio. Se trata de versos escogidos y madurados durante dos décadas, íntimos, apegados al tiempo que le ha tocado vivir, acompañados de excelentes ilustraciones realizadas por él mismo
Antonio es un escritor de intereses diversos, ha publicado quince libros; pero casi todos ellos convergen en la educación medioambiental, disciplina que cultivó durante toda su vida profesional. Es un hombre comprometido con la defensa de la naturaleza y la protección del medio ambiente.


lunes, 1 de abril de 2019

Comentario sobre la visita del papa Francisco a Marruecos


El papa pasó por Marruecos generando simpatía y proximidad entre los marroquíes. La ocasión lo merecía y tanto los responsables de la Santa Sede como las autoridades de Marruecos con el rey Mohammed VI a la cabeza, estuvieron a la altura de las circunstancias.
Para mí los dos actos más emotivos fueron los protagonizados en el centro de Cáritas para mantener un encuentro con inmigrantes subsaharianos, y la visita al Instituto de Formación de Imames Mohammed VI, una entidad académica de gran importancia para Marruecos y el Islam, pues ofrece formación en una línea moderna, alejada de extremismos y coherente con el siglo XXI.

sábado, 30 de marzo de 2019

Ocho números de Horeb Ekumene


No parecen muchos, ocho números solo; pero para una revista especializada en ecumenismo y diálogo interreligioso, realizada de modo altruista, constituyen un pequeño logro. Mantener mes tras mes publicaciones de este tipo suponen un esfuerzo considerable de tiempo y recursos, y todo hecho con muy poca ayuda de terceras personas, lo cual dificulta más la tarea; pero los frutos están ahí y con eso nos damos por satisfechos.
Se puede leer "online" en el siguiente enlace: https://issuu.com/horeb.ecumene

viernes, 29 de marzo de 2019

El papa Francisco en Marruecos

Casablanca, Marruecos

Este fin de semana es importante para Marruecos y para la Iglesia Católica: El papa Francisco realiza una visita al país magrebí. Francisco llega treinta y cuatro años después de la histórica visita protagonizada por Juan Pablo II. Ha llovido mucho desde entonces. Marruecos ha experimentado enormes transformaciones sociales y mejoras de todo tipo, siendo en la actualidad un país islámico que avanza por el camino del "justo medio", en palabras del rey Mohammed VI; es decir, alejado del fanatismo y el extremismo. La Iglesia Católica también ha pasado por un proceso transformador y se encuentra ahora en una etapa de cambios, también de complicados retos y graves problemas difíciles de resolver.
La visita, dicen los voceros vaticanos y obispos de Marruecos, servirá para profundizar en el diálogo cristiano musulmán. No es nuevo el empeño; pero sí adquiere una dimensión más amplia, pues en los últimos años han sido frecuentes los acercamientos y eventos de diferente naturaleza entre cristianos y musulmanes. Todo ello muy interesante aunque no sé si tiene la importancia que se le pretende dar, pues en definitiva lo que se busca es la convivencia pacífica entre hombres y mujeres con diferentes creencias religiosas, o con ninguna. Se trata, ante todo, de garantizar la libertad de culto, desde el respeto a las diferencias y con el denominador común de la defensa de los derechos humanos. Si la "Declaración Universal de Derechos Humanos" es aplicada de forma decidida y plena en el mundo entero, no estaríamos hablando de diálogo interreligioso como camino de paz; pero lamentablemente nos encontramos muy lejos de que esos derechos humanos se respeten.
En cualquier caso, estos encuentros siempre son positivos y los aplaudimos.

miércoles, 27 de marzo de 2019

Ars Templis


Este año 2019 está siendo especialmente intenso para mí. Apenas ha transcurrido el primer trimestre y algunos eventos familiares  han dado al traste con las intenciones y programa que había previsto. Ya se sabe que los programas difícilmente se cumplen, y si no, que se lo digan a los políticos.
En mi caso, estoy hasta cierto punto acostumbrado a vivir el momento, y no espero nada en particular. Asumo cada situación con paciencia y tranquilidad. En enero pasado empecé un nuevo proyecto, en formato audio o ´podcast`. Se trata de un programa divulgativo que he titulado "La noche de los gatos". Ahí hablo de temas que me ocupan y preocupan, a saber: desarrollo social, ecología y salud global. Es un formato que me resultaba extraño aunque creo que le estoy cogiendo el gusto. Bueno, hasta ahora está teniendo un buen número de descargas, sin apenas promoción. Con eso me vale. por pura curiosidad un proyecto en formato ´podcast`, algo así como un blog en audio, algo muy interesante y que es posible que tenga más futuro que los blogs escritos. La experiencia ha sido buena. Después de veinticinco grabaciones he decidido tomarme un descanso y pensar en un contenido más íntimo. Hablaré de ello
También estamos ultimando algunas iniciativas en el ámbito de la cooperación al desarrollo, si bien yo soy más de la línea que se denomina ahora "anticooperación", asunto del que he hablado y seguiré haciéndolo. En definitiva, la cooperación implica -tal como está planteada- más dominio y control sobre países y regiones. No me gusta entrometerme en asuntos ajenos de otros países. Colaboro en lo que puedo y con eso me basta. Tampoco me gustan los protagonismos y vanidades que son característicos en ese mundillo de la "ayuda al desarrollo", con ongs muy poco ongs, y cooperantes que se miran más el ombligo que otra cosa. No me interesa hacerme un nombre, ni un C.V. para conseguir trabajo, y siempre me he ofrecido de forma altruista. Sigo siendo un idealista y utópico, y trabajo por un mundo justo, donde todos podamos vivir en paz, gozando de bienestar, igualdad en el trato y respeto de los derechos humanos, algo que aún está lejos de conseguirse. Bueno, pues esto de la cooperación, a pesar de los pesares, me interesa. El problema son los fondos y que la situación de precariedad general implica afrontar dificultades muy serias para conseguir hacer proyectos realmente interesantes. Me gustaría hacerlo, por supuesto, pero lo veo difícil, a pesar de lo cual, seguimos en ello.
Por último, sigo empeñado en poner en circulación nuevos libros y otras iniciativas culturales, algunas en el campo del diálogo interreligioso y más en concreto el diálogo cristiano musulmán.
En fin, son ideas, proyectos, esperanzas... quizá nada se concrete; pero ahí está la aventura.

Revista Horeb Ekumene abri 2019



Comparto enlace al número de abril de la revista Horeb Ekumene.

En esta ocasión hemos incluido los siguientes artículos: - Lo que dicen las religiones sobre la felicidad. - Jesús y la reforma del Islam. - Mesa y martirio. - ¿Un grupo islámico contra el top manta en España? - Campaña de la Fraternidad.



viernes, 8 de marzo de 2019

La relación ciencia fe, imprescindible en el camino del bienestar social



A medida que pasan los años me intereso más por determinadas cuestiones de tipo filosófico y teológico. Siempre tuve una especial inclinación hacia el estudio del conocimiento humano y, más en concreto, a la reflexión sobre el quehacer científico y el binomio ciencia — fe. Dicha reflexión es fundamental en nuestros días, más si cabe por la propia evolución de nuestra civilización, donde surgen cada vez más problemas y retos de enorme complejidad.
Creo sinceramente que se necesita articular una epistemología diferente a la conocida, pues incluso los métodos científicos, su validación y valoración, así como la política involucrada en la investigación y el desarrollo, han adquirido un notable grado de sofisticación y también son susceptibles de amenazas y fraudes. De este ejercicio intelectual debe emerger una nueva conciencia científica. Por extensión, con el resultado obtenido podrá abordarse con mayor precisión la relación de la ciencia con la fe y la religión. ¿Por qué explorar dicha relación? En mi opinión por la necesidad urgente que tenemos de encontrar un marco definitivo para la paz. En este ámbito, no podemos olvidar que de las religiones y sus confluencias con la ciencia, la filosofía y otras disciplinas artísticas y sociales, emergerá una humanidad que pueda finalmente dejar atrás la violencia. A diferencia de numerosos científicos y pensadores, opino que las religiones seguirán teniendo en el futuro un papel determinante para articular espacios de convivencia, pues lo religioso caracteriza al ser humano y no puede ser sustituido por una elaborada doctrina de corte científico sincretista. Se han realizado intentos en el pasado que constituyeron sonados fracasos y en la actualidad hay experimentos sociales que indefectiblemente fracasarán también.

jueves, 14 de febrero de 2019

La sierra de Gredos



Leemos en el sitio web dedicado al turismo de la Junta de Castilla y León que “el parque regional de la sierra de Gredos está Situado al sur de la provincia de Ávila, en España, donde encontramos una espectacular creación natural de lagunas, gargantas, circos, riscos, galayos y depósitos morrénicos, escenario en el que habita la cabra hispánica. En la Cordillera Central, separando los ríos Duero y Tajo, como un muro granítico, se levanta la Sierra de Gredos, un espacio tallado por la erosión glacial en la que destacan el Circo y la Laguna Grande de Gredos, presididos por el esbelto pico Almanzor, con 2.592 metros, la máxima altura de todo el Sistema Central.
Si el relieve convierte Gredos en una bella y espectacular montaña, desde el punto de vista biológico su hábitat nos ofrece uno de los espacios más interesantes de toda Europa occidental.
Debido a su situación geográfica, a los fuertes desniveles y a la distinta orientación de sus laderas, la Sierra de Gredos puede considerarse como un auténtico paraíso para la flora. Las diversas especies vegetales aparecen distribuidas en pisos superpuestos que alcanzan su culminación en el piso alpino, el más interesante de todos ya que en el mismo se ha localizado un gran número de endemismos botánicos.”

lunes, 11 de febrero de 2019

En Las Batuecas



Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, estar en Las Batuecas es estar distraído y ajeno a aquello de que se trata: es decir, absorto y embelesado. Estas sensaciones siguen embargando la voluntad de aquellos que se dejan seducir por este valle encajado entre escarpadas montañas, en el norte de la provincia de Cáceres, lindando con la de Salamanca.
Allí he pasado momentos inolvidables, disfrutando de una naturaleza casi virgen; pero también en el abandono de la oración contemplativa.
Hasta el siglo XVII los españoles conocedores de esas tierras creían que Las Batuecas era un lugar misterioso donde se ocultaban secretos solo conocidos por sus habitantes, la mayoría de ellos hombres primitivos y rubicundos. Lógicamente esta leyenda se desmontó por sí sola con el paso de los años y la mejora de los caminos y carreteras que conducen al valle. Hoy las batuecas son un rincón de la geografía española donde los monjes carmelitas tienen el convento de san José, fundado en 1599, para una experiencia interior de soledad y contemplación.
Nos dice Francisco Brandle, hermano carmelita del convento:

miércoles, 6 de febrero de 2019

Encuentro Interreligioso en Abu Dabi


En esta ocasión hablamos sobre la visita del papa Francisco a los Emiratos Árabes Unidos para asistir al encuentro sobre diálogo interreligioso.
“Somos hermanos aunque seamos diferentes”… Esta frase pronunciada por el Papa Francisco antes de viajar a Abu Dabi, sintetiza perfectamente el objetivo del viaje: un encuentro para hablar de convivencia y paz.
Para mí, como creyente, el viaje ha supuesto un acontecimiento histórico de enorme importancia, cuyos frutos tal vez no veamos inmediatamente; pero sin duda aparecerán. De hecho, las imágenes ofrecidas por los distintos canales de televisión han proporcionado un testimonio muy elocuente de qué significa ser hermanos en este mundo de intereses contrapuestos y politiqueos diversos. El mismo papa ya advirtió antes del viaje que “quiere ser un modelo de convivencia, de hermandad humana y de encuentro entre diferentes civilizaciones y culturas, donde muchos encuentran un lugar seguro para trabajar y vivir libremente, en el respeto de la diversidad” – que se sentía feliz por la ocasión que le brindaba el Señor para escribir “una nueva página de la historia de las relaciones entre las religiones, que confirma que somos hermanos, aunque seamos diferentes”.


miércoles, 30 de enero de 2019

Revista Horeb Ekumene. Febrero 2019


Comparto acceso al número de febrero de la revista "Horeb Ekumene".
En esta ocasión hablamos sobre:
- Las tentaciones del maestro espiritual.
- Mi vida con los musulmanes.
- ¿Por qué los ateos creen en la religión?
- Lo que dicen las religiones: El cuerpo y la sexualidad.
- Textos de Carlos de Foucauld.
- Desde la ermita: Dios cercano y amoroso.
- KAIICID: Centro internacional para el diálogo interreligioso e intercultural.

Se puede leer gratuitamente en el siguiente enlace:
https://issuu.com/horeb.ecumene/docs/horeb_ekumene_febrero_2019

lunes, 28 de enero de 2019

La escritura poética es una droga que produce dolor




Lo vengo comprobando desde hace muchos años, cuando siendo joven escribía poemas que luego iban al cubo de la basura. Nunca he coleccionado nada, ni tan siquiera mis propios escritos. Eran poemas de adolescente, de incipiente naturalista e investigador. Más tarde me dio por escribir sobre la naturaleza, incluso mantuve una colaboración mensual con un periódico local. En aquellos años no existía Internet, por lo que ver algo publicado era difícil. De adulto he seguido escribiendo: poesía, teatro, ensayo, novela,… siempre he tenido el lapicero en la mano. De todo lo escrito poco he publicado, tal vez por pereza y falta de tiempo. La verdad es que para mí publicar nunca constituyó un objetivo, bueno sí, al principio, cuando era adolescente. ¿A quién no le gusta ver publicado su artículo en un periódico?