lunes, 15 de octubre de 2018

El beduino sufí


A propósito del libro "El viejo del bastón colorado", que comenté ayer:

Hablar de Sufismo[1] es hablar de Amor. Es la definición más adecuada y breve para explicar en qué consiste esta corriente del misticismo monoteísta.
En Occidente se escribe mucho sobre mística sufí, se habla, se organizan conferencias, seminarios, cursos… pero todo ello no viene a constituir más que una acumulación de palabras y frases que se quedan en lo meramente académico, descriptivo, erudito; sin embargo, en aquellos países de tradición islámica y sufí, se experimenta la vía, el camino que conduce al Amado. Lo discursivo queda reducido a la mínima expresión.
Los sufíes viven enamorados de Dios, del “Buen Dios”, y hacen de este enamoramiento la única causa de su vida. Viven para amar. Poco importa la acumulación de conocimiento y de bienes y recursos, como se dice ahora.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Normalidad, personalidad y cultura



Vivimos en una sociedad preocupada por la imagen. Todo se cataloga y cualquier comportamiento es clasificado. En buena parte la organización Mundial de la Salud contribuyó a esta situación, al ofrecer la Clasificación Internacional de Enfermedades, junto a la elaboración del DSM ((Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) elaborado por la Asociación Americana de Psiquiatría, ambos listas de enfermedades donde se ofrecen descripciones, síntomas y otros criterios para diagnosticar enfermedades mentales. 
Debemos asumir que todos experimentamos el sufrimiento físico y emocional en menor o mayor medida, que pasamos por acciones de duelo y también de alegría, que podemos manifestar acciones amorosas y bondadosas; pero también conductas extrañas e incomprensibles, perversas y violentas. Todo ello no constituye por sí mismo una enfermedad mental. La vida humana es más amplia, rica y compleja de lo que pueden abarcar la psiquiatría y la psicología. Así, “normalidad psíquica” no equivale a perfección y felicidad como parece creer casi todo el mundo. 

El viejo del bastón colorado


“El viejo del bastón colorado” es un libro ambientado en el desierto del Sahara. Se trata de una reflexión en clave poética de un beduino nómada y su vida de estudio y oración compatibilizándolo con la cría de ganado. La perspectiva que se toma es la del Sufismo, corriente mística del Islam. En efecto, el protagonista del libro se caracteriza por ser un maestro sufí; pero lejos del reconocimiento oficial y de la fama, su vida ha estado marcada por la austeridad y el alejamiento de todo aquello que representa vivir en el ruido urbano o entre agasajos y obtención de prebendas. Es un hombre de otro tiempo, de otra tierra, pues la que conoce en sus días finales ya no sostiene los elementos propios de la vida nómada: fronteras políticas, penetración de la tecnología en la vida cotidiana, construcción de carreteras que profanan la profundidad del desierto, conflictos y guerras que han convertido al Sahara en un enorme cementerio, mafias y redes de contrabando, y un largo etcétera.

viernes, 5 de octubre de 2018

Un apunte sobre economía y salud pública


Haciendo una valoración del mundo actual llegamos a la conclusión de que cada vez hay más incertidumbre sobre el futuro. La evolución de las tendencias económicas y sociales son difíciles de prever y los escenarios económicos se tornan escurridizos. Nunca antes habíamos dispuesto de tantas herramientas analíticas y técnicas matemáticas y de computación tan sofisticadas; sin embargo, parece que los avatares del destino siguen inalcanzables a nuestro control.
En este 2018 uno lee multitud de comentarios y artículos sobre las previsiones de crecimiento, se hacen valoraciones de todo tipo y se incluye datos más o menos esperanzadores. Da la sensación de que tiene que instalarse en la ciudadanía cierta mentalidad optimista -positiva dirían algunos- para afrontar el futuro inmediato. Pero la economía y la política no son realidades fáciles de domesticar. Por regla general, siempre vienen a complicar las cosas situaciones imprevistas que hacen dar un vuelco a todas las proyecciones.

Hijos de la luz

(Foto: Sierra de Gredos)


Porque todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de las tinieblas. (1 Tesalonicenses 5:5)

jueves, 4 de octubre de 2018

Escritura automática

No, no voy a hablar de ese proceso casi paranormal por el que algunas personas escriben en una especie de arrebatamiento o hipnosis, sino de algo más prosaico. Con la expresión “escritura automática” me refiero a la actividad consistente en escribir de forma habitual y diaria un número mínimo de palabras y folios. En eso consiste el oficio de escritor: escribir.
En estos tiempos de escritores a mansalva, quien más o menos hace sus intentos; pero no nos engañemos, escribir requiere de mucha disciplina, hasta tal punto que se adquiere cierto automatismo. Me levanto por las mañanas… y escribo. Los hay que escriben por la tarde, después de realizar otro trabajo, o por la noche. Lo importante es escribir cada día. Mi meta son diez folios diarios, de lunes a viernes. Mucho de lo que plasmo en el papel (sí, sigo escribiendo a lapicero o bolígrafo), va a la papelera días después; sin embargo, ahí radica la clave. Todo lo que desarrollo está hecho con el corazón. Después viene la corrección con el razonamiento y el análisis. Es un proceso. Creo que la mayoría de los escritores lo hacen así. Es indiferente si escribes prosa o poesía, novela, ensayo o teatro. Dejo aparte los artículos y comentarios en blogs y foros, pues en ellos prevalece la inmediatez y uno se puede permitir ciertas licencias.
Vivimos estableciendo rutinas y afrontamos obstáculos y retos. El escritor no queda al margen de ellas y esto le permite construir una obra.

lunes, 1 de octubre de 2018

En el árbol de mis sueños


Ya está disponible la versión en eBook de mi libro “En el árbol de mis sueños”. He aquí la crítica oficial del libro:
Este conjunto poético supone una etapa marcada por el intimismo, la búsqueda y el proceso de una reconstrucción vital que se hace patente en sus versos. Nos encontramos ante un poeta convulsionado por su tiempo, el cual sabe transmitir el dramatismo y el desarraigo provocado por una sociedad decadente, injusta y cruel con aquel individuo que, de la forma que sea, se desmarca de sus parámetros sociales establecidos; sin embargo, el poeta, herido, no adopta una postura vengadora, sino que, levantando una tormenta apocalíptica en su propio mundo interior, arrasa todo rastro de su identidad para renacer, como ave fénix, de entre sus propias cenizas.

domingo, 30 de septiembre de 2018

"Apuntando a Dios". Cristianos y musulmanes en el camino de la paz


En este final de septiembre estoy ultimando mi próximo libro que versará sobre el diálogo cristiano musulmán.
El objetivo al escribir el libro es ofrecer algunas claves basadas en la investigación que he realizado durante más de quince años, con la finalidad de que usted tenga elementos objetivos de juicio con los que pueda entender qué está pasando en el binomio cristianismo — islam. No se trata, por tanto, de una perspectiva apologista o política, sino integradora, dirigida fundamentalmente a creyentes cristianos y a musulmanes occidentales.
Posiblemente alguien piense que parte de mis afirmaciones son ligeras, casi sacadas de la manga; pero no es así. Pueden creerme a priori que cualquier cosa que yo diga aquí, por rara que pueda parecer, está muy documentada y pensada después de largos años de contacto, estudio, investigación, reflexión y convivencia con creyentes y practicantes de ambas tradiciones religiosas.
En nuestros días predominan dos vías primarias de acceso para acercarse al islam:

viernes, 28 de septiembre de 2018

El ser del mito


Tengo frente a mí un pequeño reloj de bolsillo. Escucho su rutinario tic-tac. La vida retenida en un minuto. El polvo microscópico de la habitación se escurre con más lentitud que mis pensamientos y se filtra por el cristal de la pequeña maquinaria. Todo son cenizas imperceptibles, inaudibles, etéreas. El tiempo transcurre sin darnos cuenta, mas cuando volvemos la mirada nos percatamos que ya es demasiado tarde y queremos recuperar el último soplo, el último aliento vital, el último sueño.
La luz de la tarde hace señales en mi rostro. En el horizonte, el sol veraniego devora los campos marchitos y traza en el cielo pinceladas en tono pastel. Un pájaro se posa atento en el alféizar de la ventana, mueve la cabeza inquieto, anda a saltos y levanta el vuelo. Todo es efímero. Un último rayo de sol reverbera en el cielo y sus destellos encandilan mis ojos. Me ciegan mil cristales en el preciso momento en el que no logro distinguir un hilo negro de otro blanco. Es el crepúsculo.
De súbito los vi, luminosos en la oscuridad, cautivos en la libertad, infinitos en la finitud. Habían llegado otra vez, silenciosos, para instalarse en la frontera imborrable de nuestra memoria colectiva, la única que resiste el paso del tiempo, la única que recuerda una historia real, alejada de las grises peroratas de los historiadores, la única que renueva con inusitada fuerza las más ancestrales inquietudes del hombre.

El mundo no es más seguro con armas nucleares, sino más peligroso


El secretario de Relaciones con los Estados en la Santa Sede, Paul Richard Gallagher, pidió a la comunidad internacional durante la Asamblea General de la ONU que firme y ratifique el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y que no se resigne «a la idea de que las armas nucleares estén aquí para quedarse».

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Cultura, habla y práctica médica

Práctica médica tradicional

En la práctica médica occidental es corriente que el médico de familia inicie la entrevista con una pregunta general, formulada más o menos así:
- ¿Cómo se encuentra?
- ¿Qué le pasa?
- ¿Qué le duele?
- …

Se da por sentado que la pregunta en sí no tiene importancia puesto que si el paciente acude a la consulta del galeno es debido a que sufre algún tipo de dolencia. El “¿cómo se encuentra?” serviría como acto comunicativo de apertura en un diálogo tendente a descubrir una percepción –siempre subjetiva- de la enfermedad, pero que ayuda al médico en el proceso de diagnóstico. Esta rutina dialogal presenta importantes matices según el ámbito cultural en el que se desarrolla.
La antropología médica, disciplina que trata de estudiar la conducta humana en torno a la salud, la enfermedad y los procesos terapéuticos, puede ayudarnos a realizar una precisión mayor sobre la comunicación médico-paciente.

domingo, 23 de septiembre de 2018

Desarrollo social y tecnológico


El activo más importante de cualquier país es su población. Dicho así, parece una obviedad; pero no lo es tanto si nos fijamos en los criterios políticos de muchos países pobres. Sus acciones para el desarrollo social no suelen apostar por la cualificación y la excelencia profesionales; es decir, se utilizan criterios puramente económicos sin tener en cuenta aspectos relevantes como son la capacidad para el aprendizaje y el esfuerzo personal. De acuerdo con los estándares internacionales, se potencian numerosas actividades en ámbitos muy dispares, dejando de lado la motivación profunda que debe tener todo ciudadano dispuesto a asumir una responsabilidad directa en la gestión de proyectos y trabajos. Con demasiada frecuencia estos ciudadanos se limitan a exponer sus penurias y poco más. Son receptores pasivos de la ayuda internacional, del “todo gratis”, sin importarles mucho cómo se administra dicha ayuda y los recursos que entran en concurso. Se busca, en definitiva, el compromiso externo; pero no el propio y suele materializarse sobre todo cuando entran en juego ong y otras instituciones de carácter público. Por supuesto el beneficiario rara vez está en condición de preguntar por los bienes que recibe y su pasividad se debe ante todo a la costumbre, esto es, a los criterios que han sido impuestos desde ‘arriba’.

sábado, 22 de septiembre de 2018

El diálogo Ciencia & Religión


En junio de 2006, la revista Investigación y Ciencia publicó un extenso diálogo sobre ciencia y religión que, por su interés y actualidad, reproducimos íntegro en el blog.

.................................

El cosmólogo Gerhard Börner y el teólogo católico Hans Küng dialogan con Reinhard Breuer y Gótz Hoeppe, director y redactor, respectivamente, de Spektrum der Wissenschaft, la edición alemana de Scientific American, sobre las relaciones entre ciencia y teología.

Spektrum: Profesor Küng, ¿cómo se encuentra hoy la relación de la teología con las ciencias naturales?
Küng: Vista en conjunto, la relación de la Iglesia con la física es hasta cierto punto distendida. Es más delicada con la biología, y aún más difícil en ciertas cuestiones de psicología e investigación del cerebro.
Spektrum: Profesor Börner, ¿son ciencia y teología niveles totalmente diferenciados, para los cuales lo mejor es mantenerse alejados entre sí?
Börner: Preferiría decir que ciencia y teología abordan esferas distintas de la realidad. Hay una esfera donde la ciencia es competente. Está restringida a la objetivación. Acepto que hay un mundo real, que está frente a mí. Se prescinde del sujeto, del que se ocupa la religión; en la física no figura. Sobre si aparece en alguna otra parte, la física tampoco tiene nada que decir.

La gestión migratoria

Frontera de Ceuta (España)

Las últimas semanas están siendo especialmente intensas en el control de flujos migratorios de África a Europa. La situación geográfica de Marruecos lo sitúa en un espacio estratégico delicado y, por fuerza de los hechos, se convierte en el actor principal que tiene que lidiar con la crisis de los inmigrantes de la mejor forma posible; es decir, conjugando el respeto a los derechos humanos con la preservación de la seguridad nacional. Pero este papel, vital para los intereses de Europa, suele ser criticado tanto por políticos como por una parte considerable de la población civil, vía organizaciones no gubernamentales. De la lectura de una buena parte de la prensa española se tiene la impresión de que el culpable de la inmigración es Marruecos, que no hace nada por atajar el problema y, cuando hace algo, conculca los derechos humanos. Por supuesto, todo ello es flagrante mentira, como se puede comprobar por las medidas que el reino alauí ha emprendido en los últimos años y, con más intensidad si cabe, durante este año.

viernes, 21 de septiembre de 2018

la Liga mundial musulmana promueve una conferencia mundial islámico-cristiana en el Líbano


El diálogo interreligioso siempre constituye una actividad fundamental para cimentar las relaciones entre pueblos y culturas, sobre la base del respeto y la convivencia en paz y en libertad. En este sentido, tenemos que aplaudir la iniciativa emprendida por la Liga Mundial Musulmana, al promover una conferencia islámico cristiana en el Líbano:

Beirut (AsiaNews/Agencias) – La Liga musulmana mundial (LMM) ha decidido organizar una conferencia internacional islámico-cristiana, prevista para el próximo año en Beirut. Así lo anunció ayer  Mohammad al-Issa, secretario de la organización que promueve el “panislamismo” (la unión política de todos los pueblos islámicos), considerada el brazo religioso del wahabismo saudita, que tiene como misión fomentar la enseñanza islámica a través de institutos y escuelas musulmanas. El encuentro debiera incluir a todas las confesiones islámicas y cristianas.
Ex-ministro saudita de Justicia, al-Issa está al frente de la organización desde el año 2016. Ayer, él se reunió con el presidente libanés Michel Aoun, con el presidente de la Cámara Nabih Berry, con el metropolita ortodoxo griego Elias Audeh y con el muftí jafarita [chiita, ndr] Ahmad Kabalan. Inmediatamente después, el secretario de la LMM tuvo una conferencia de prensa en el hotel Phoenicia.

Louis Massignon, un pionero del diálogo musulmán-cristiano


En 1934, Louis Massignon estableció el Movimiento de Oración Internacional Badaliya en El Cairo, Egipto, cuyo legado aún está vivo hoy. Louis Massignon (1883–1962) fue un renombrado erudito católico islámico francés y buscador espiritual, un hombre consumido por su pasión por aprender, por la justicia y por Dios. Fue un islamista de renombre, conocido por sus dinámicas conferencias en el Collège de France de París, donde ejerció como profesor de Sociología del Islam. Fue Director de Estudios Religiosos en la École Pratique des Hautes Études, miembro de la Academia Árabe de El Cairo y experto en el mundo árabe con un extraordinario don para las lenguas y la lingüística. Escribió y publicó en diez idiomas y habló muchos más. Sirvió al gobierno francés como diplomático en muchas áreas del mundo, sirvió tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial y dio conferencias en congresos internacionales por todo el mundo. Aunque fue un investigador y estudioso meticuloso, también era un místico con una vida espiritual profundamente reflexiva. Cultivó amistades entre eruditos, artistas, escritores, místicos y papas y tuvo amigos de por vida con miembros de las tres tradiciones de la fe abrahámica y también de las tradiciones del Lejano Oriente.
Era una persona apasionada cuyo amor a Dios y a sus semejantes, y su sed de justicia y de verdad, le llevaron a abordar los numerosos conflictos del mundo de su tiempo. Vio los peligros del colonialismo, marchó por las calles de París por una Argelia independiente y predijo las dificultades de las tres tradiciones de fe abrahámica, ya que los cimientos del Estado moderno de Israel produjeron miles de palestinos desplazados. A este respecto, pidió al Papa y a la ONU una resolución que garantizara la universalidad de la ciudad de Jerusalén. Además, debido a su amistad con el Cardenal Montini, que se convirtió en el Papa Pablo VI, muchos han señalado su influencia en el documento del Vaticano II, Nostra Aetate, abordando otras tradiciones religiosas no cristianas.